La comunicación estratégica: un reto ineludible del Estado

comunicación-estratégica-en-red-social-44011460.jpg

Uno de los objetivos más importantes para cualquier estado democrático consiste en articular una comunicación estratégica (política, económica y social) que acompañe la acción gubernamental, tanto interna como externa. En este sentido, no son pocos los ciudadanos, analistas y periodistas que se preguntan sobre la labor que el estado español ha realizado para contrarrestar la ofensiva mediática de la Generalitat y su maquinaria afín durante el proceso secesionista que estamos sufriendo en España.

En mi nueva entrega para Agenda Pública reflexionamos sobre ello.

Leer artículo completo...

Barcelona: Seguridad Razonable Versus Riesgos Inaceptables

banderas.jpg

He querido dejar pasar un tiempo razonable desde los ataques de Barcelona y Cambrils por necesidad de duelo y homenaje a las víctimas, que merecen un análisis más pausado y respetuoso de lo ocurrido. El día del atentado, no obstante, dejé anotados unos apuntes sobre el incidente en mi timeline de Twitter para esta reflexión posterior, que considero absolutamente necesaria. Son comentarios nacidos de la perplejidad y la rabia contenida, pero que sigo suscribiendo punto por punto, ante el casi convencimiento de que se hubiera podido hacer algo más para, si no evitar, reducir el impacto de la masacre.

Una vez recuperado del estupor, que no del dolor, y comprobado que familiares y amigos de mi ciudad natal se encontraban a salvo, mi siguiente pensamiento fue el expresado en el tuit anterior. La protección de las grandes zonas peatonales urbanas es un tema que me preocupa y que sigo muy de cerca, porque como ciudadano me concierne. En primer lugar, vivo en Bruselas, otra urbe golpeada duramente por el terrorismo y donde la amenaza resulta, si cabe, todavía más evidente que en mi querida Barcelona. Asimismo, viajo a menudo por capitales europeas, algunas de ellas también atacadas, y más de una vez. Finalmente, la seguridad y defensa es una de mis áreas de conocimiento. Las medidas de protección pasiva son algo habitual en mi mundo.

Con tales mimbres, tal vez puedan comprender mejor mi especial susceptibilidad sobre la cuestión, sentimiento agravado por las declaraciones de algunos personajes públicos y, sobre todo, del Conseller d'Interior de la Generalitat, el señor Joaquim Forn i Chiariello. Preguntado por Carlos Alsina en su programa matinal Más de Uno sobre la inexistencia de bolardos u otras barreras que hubieran podido detener la furgoneta asesina, el señor Forn apuntó que lo descartaron porque no tenía sentido y que “no servía” para prevenir atentados porque literalmente “habría que cubrir toda la ciudad” con dichos dispositivos. Y se quedó tal cual. Por otro lado, el Ayuntamiento de Barcelona, con su verbosa alcaldesa a la cabeza, ha hecho mutis por el foro con el tema. No toca ni tocará.

El problema es que el argumento del Conseller resulta impropio de un cargo de su entidad, y sólo puede pasar desapercibido entre ciudadanos desinformados o apáticos, que no se molestan en profundizar en la sustancia de lo que dicen sus dirigentes. Lo primero que deberíamos recordar es que el uso de vehículos para atentar masivamente contra personas resulta algo ya demasiado habitual para no haber reaccionado a estas alturas. En los últimos 13 meses han ocurrido ataques de este tipo en Francia, Alemania, Suecia y Reino Unido, con muchas víctimas. La colocación de barreras físicas tales como bolardos (fijos, retráctiles o desmontables), grandes jardineras, vallas de cemento o similares, es una medida que se está implantando en diversas ciudades europeas.  No podemos argumentar, por tanto, que no estábamos avisados y que no existían precedentes a seguir.

ramblas-1.jpg

Es más, el pasado 20 de diciembre de 2016 la Comisaría General de Seguridad Ciudadana de la Dirección General de la Policía (Ministerio del Interior) envió un comunicado a todas las comunidades autónomas para indicar a los ayuntamientos que tomaran medidas concretas de prevención ante un posible atentado yihadista durante las Navidades. En la misiva se instaba a “establecer medidas de protección física que impidan ataques de similares características en lugares de alta concurrencia de personas”, apuntando que “se debería llevar a cabo por los Ayuntamientos mediante la instalación provisional de grandes maceteros o bolardos en los accesos”. La carta, como informó en su día El Periódico, “no gustó en Cataluña”. Recomiendo leer la noticia y las explicaciones, dan que pensar. El caso es que al final se descartó la instalación de barreras permanentes en ubicaciones clave, por motivos que todavía no consigo entender. Resultado: Las Ramblas no contaban con esos dispositivos de protección pasiva durante el fatídico 17 de agosto de 2017.

No pretendo afirmar con ello que el atentado se hubiera evitado, ni mucho menos, pero los terroristas hubieran dispuesto sin duda de MENOS alternativas. Como contaba un testigo de los hechos, desde Plaza Cataluña, la única dificultad que encontró la furgoneta Fiat Talento fue un bordillo bajo. Una vez en Las Ramblas, circuló por el carril central, esquivando los laterales para no chocar contra Canaletas, los quioscos de prensa o los puestos de flores. Casi 800 metros sin otros obstáculos que los malhadados viandantes.

De todas formas, para ser ecuánimes, lo descrito no sólo ha ocurrido en Barcelona. Justo después del atentado barcelonés, en la calle Preciados y otras áreas peatonales de Madrid aparecieron, casi como por arte de magia, jardineras disuasorias donde horas antes sólo había un espacio tan despejado y franco como el de Las Ramblas. Esto es, las recomendaciones de Interior no sólo quedaron en saco roto en Cataluña. De nuevo, silencio en la Comunidad y Ayuntamiento madrileños, por no hablar de los medios. En los próximos días, cabe esperar razonables medidas similares otras ciudades españolas. El refrán de las barbas del vecino se nos queda corto. Reactividad frente a proactividad.

Preciados.jpg

En este punto, debemos entrar en el argumento principal que aducía don Joaquim Forn (y otros) en sus declaraciones. En efecto, resulta IMPOSIBLE y también económicamente inasumible proteger con bolardos TODAS las vías peatonales de ciudades tan activas y populosas como Barcelona o Madrid. Y aunque se pudiera, no evitaría la posible ocurrencia de atentados de otro tipo. Pero ello no debería impedirnos actuar de forma selectiva, haciendo análisis sistemáticos de riesgos por zonas, teniendo en cuenta los antecedentes conocidos, la probabilidad de ocurrencia de un ataque de este tipo en la zona considerada y las consecuencias (impacto) de dicho incidente. Tales elementos se expresan gráficamente en una matriz de riesgos que cualquier lector puede entender:

El esfuerzo principal de las acciones correctoras debe enfocarse en el rectángulo inferior derecho de la matriz, con un doble objetivo: primero, reducir al máximo la probabilidad de ocurrencia (que nunca será cero) y, segundo, minimizar las consecuencias. Esta es la principal razón, y no otra, de instalar protecciones en zonas escogidas como las Ramblas o Preciados. Sabemos sobradamente que son objetivos muy apetecibles para los terroristas, por la facilidad que presentan para hacer daño con una inversión modesta y sin apenas planificación. Sabemos que lo han intentado y conseguido en el pasado. Sabemos también que, de alcanzar su propósito, las consecuencias conocidas en términos de pérdidas de vidas humanas, propagación del terror y publicidad mundial son incalculables. Invertir en esas protecciones tiene un coste infinitesimal si lo comparamos con el inmenso daño que pueden evitar, mucho más si lo contrastamos con la naturaleza, cantidad y dimensión económica de otras inciertas partidas de gasto público. 

Argumentar que las defensas pasivas fomentan el miedo y la inquietud en los ciudadanos es risible. Oponer la incomodidad de su existencia y defender la suficiencia de otras medidas, como la vigilancia y la concienciación ciudadanas, resulta totalmente insuficiente. No existe, bajo mi punto de vista, razón técnica ni económica para no efectuar una instalación selectiva basada en un buen análisis de riesgos. Los argumentos en contra que he podido escuchar y leer mientras escribía la presente entrada siguen provocándome sonrojo e indignación.

Por supuesto, no me corresponde a mí exigir explicaciones ni dirimir el papel de unos y otros en estos momentos tan duros. Soy un simple analista. Cada uno sabrá la cuota decisoria que le corresponde en este drama, y en estos momentos la unidad es más importante que los reproches. Por ello pienso que lo prioritario, además de reconfortar a las víctimas y a sus allegados, es extraer lecciones inmediatas de lo ocurrido y adoptar medidas correctivas para remediar las carencias detectadas, aunque para algunos ya sea tarde.

Unidad, coordinación e intercambio de información e inteligencia entre todos los responsables de nuestra seguridad y FCSE, en todos los ámbitos de la administración y más allá de la lucha política, suponen el único camino posible. La consecución de una seguridad razonable no debe nunca hacerse a costa de la asunción de riesgos inaceptables, cuya minimización nos cuesta mucho menos que una campaña electoral y cuya negación puede acabar pagándose con mucho dolor.

Y por favor: no nos tomen por tontos.

La tecnología blockchain y su impacto en la sociedad

El pasado año publicamos en este blog una entrega dedicada al fenómeno del Fintech, que complementamos posteriormente con un post para tratar de explicar a los lectores cuáles son los mecanismos básicos de la tecnología blockchain que se halla detrás de criptomonedas como el bitcoin y de otros importantes avances, no sólo en fintech.

El blockchain, como toda tecnología emergente y disruptiva, no está exenta de retos y riesgos de diversa naturaleza, algunos de ellos de indudable cariz estratégico. En mi nuevo artículo de Domestica Tu Economía escribo sobre ello:

Leer artículo completo: El impacto social de la tecnología blockchain