Calidad institucional y progreso económico en España: análisis y propuestas

Portada.png

“El reto de mejorar la calidad de las instituciones de gobernanza no es trivial puesto que incluye aspectos muy diversos que van más allá del control de la corrupción y que abarcan cuestiones como la fortaleza de los organismos de control, la calidad regulatoria, la eficiencia administrativa, la agilidad del sistema judicial, la transparencia del sector público y el buen desempeño del gobierno en la prestación de servicios públicos. En todo caso, y además de por razones éticas y políticas, la mejora de la calidad de la gobernanza debe constituir una pieza clave de la estrategia de desarrollo de la economía española a largo plazo.”

Parece mentira que no se le de divulgación a trabajos tan completos como el que resumo en este hilo. Lo tiene todo: investigación, diagnóstico y propuestas de mejora de nuestra calidad institucional. Una guía de actuación idónea para cualquier partido que se precie de reformista.


Algunos datos sobre economía sumergida (tip: cuidado con las fuentes)

Breve reseña de las últimas investigaciones sobre el tema, a propósito de una información publicada en Twitter, conteniendo un mapa de la economía sumergida con datos mal referenciados a un estudio de FUNCAS

Hasta en la sopa

Ayer noche cené sopita caliente, esa de letras que tanto me gusta porque me recuerda la niñez. Como antaño, jugué a componer palabras, pero sólo conseguí formar una: 

La deshice de inmediato, pero las letras quedaron flotando muy cerca, amenazando con recomponerse. Las sorbí de una cucharada pero se resistieron a ser deglutidas y me atraganté. Entre toses y arcadas, aprovecharon para escabullirse por el conducto nasal, camino de mi oído interno. Sentí como lo atravesaban para instalarse finalmente en mi cerebro. 

Ahora no dejan de atormentarme. Se agitan, picotean mis neuronas y activan las sinapsis cuando leo el periódico y se ven reconocidas en cada titular o pie de foto. Vibran entusiasmadas al escucharse en los telediarios y espacios radiofónicos, y me inoculan dolor cuando trato de ningunearlas. 

Me han robado la paz de espíritu. Soy un pobre ciudadano en busca de ese gramo de soma que cure mis diez sentimientos melancólicos. ¿Qué puedo hacer? Tal vez si pongo la Sexta... 

Me cuentan que por allí sale a menudo un tipo con coleta y mucha labia que promete dinero para todos en un nuevo paraíso terrenal. Eso suena bien. Total, para escuchar cantinelas, al menos que nos regalen los oídos.

Les dejo, pues. Voy a tirar la sopa por el retrete y a sentarme frente al televisor. 

[Clic]